Sustituir bañera por plato de ducha

Quitar la bañera, incluso el bidé….

Esa es una de las cosas qué mas nos planteamos en nuestra vivienda. Una sencilla reforma con la que ganarás espacio, comodidad y accesibilidad. Conseguirás que ducharse sea más seguro para las personas mayores o con movilidad reducida y, además, ahorrarás en el gasto de agua.

Hay diferentes formas de resolver el tema, por lo que siempre nos plantearemos visitarte y revisar el estado y antiguedad de alicatados e instalaciones, antes de decidir cuál es la mejor opción.

Te mostramos éste caso de un baño situado en el dormitorio principal de una vivienda en León. Éste era su aspecto inicial:

Decidimos aprovechar el alicatado de mármol por su calidad y buen estado, y “romper” en las paredes completas de la zona destinada a ducha, para ello despues de ver varias opciones, optamos por un alicatado de rectángulos de distintos tonos en la misma gama cromática beige del mármol y grises.

Para el plato de ducha nos gusta trabajar con los de Silex extraplanos, por su aspecto moderno, su comodidad, su acabado rugoso anti-deslizante, y su amplia variedad cromática.

Otro de los problemas que nos planteábamos era el del espacio, en éste caso muy poco aprovechado por la gran encimera de mármol rojo, y los sanitarios, un inodoro visualmente voluminoso y un bidé, al que no se le daba ningún uso.

Utilizamos el inodoro Emma de Gala, totalmente adosado a la pared, de dimensiones reducidas, con tapa amortiguada. Eliminamos el bidé. y se diseñó un mueble suspendido a medida que ocupara la pared donde actualmente se encontraban los lavabos, pero con mucho menos fondo, gran capacidad de almacenaje gracias a sus gavetas y una encimera de Silestone Haiku con el lavabo integrado a medida.

Resaltar además la nota cálida del nuevo suelo, tarima de madera natural de Nogal de Wicanders, utilizado tambien en el dormitorio para no perder continuidad, y la mampara de ducha corredera de grandes hojas de cristal transparente para ganar luminosidad.