Pasillo en beige y vestíbulo aprovechado para ganar espacio y luz

Al visitar la casa de éstos clientes, cuando acudieron a nosotros a pedirnos ayuda para organizar y armonizar la decoración de su vivienda, lo primero que nos llamó la atención fue el pasillo.

Esta vía principal de la casa, carta de presentación a los visitantes y confluencia obligada entre todas las estancias, aparecía abarrotada y con una sensación de desorden por la mezcla de colorido y el abuso de elementos en las paredes.

 Decidimos que para ganar amplitud y luminosidad unificaríamos el tono, decantándonos por un beige cálido.

Eliminamos todos los objetos actuales perchero, zapatero secreter, silla, repisas, cuadros… que crean actualmente una sensación de desorden, y les proponemos un proyecto que aúne organización y amplitud visual de una forma mas racional.

Utilizamos un papel pintado lavable con motivos vegetales en suaves tonos beiges y ocres, ligeramente nacarado para aportar luminosidad de nuestro distribuidor Casadeco. Diseñamos un mueble de obra a medida, que pintaremos en el mismo tono de las paredes, y en el que integraremos, una bancada, con puertecitas para guardar el calzado, una cajonera, unos espacios con puertas de cristal para almacenaje, baldas y perchero.

distribución de enchufes y tomas de telefononía e internet por las baldas de pladur

Durante la instalación, utilizamos la estructura interior de las baldas de pladur para distribuir racionalmente los enchufes, tomas de teléfono y el router, que se colocarán en ellas posteriormente.

Los equipos quedarán ocultos pero accesibles en las puertas bajo la bancada.

La parte baja sobresale a un fondo de 40 cm para ganar capacidad de almacenaje, cajonera y puertas lacadas en el mismo tono, quedando la parte alta a 30 cm, para no agobiar visualmente.

Confeccionaremos un cojín en chenilla tostada para el asiento de la bancada, y dejamos previstos los tacos en la zona mas estrecha para colocar unas perchas.

 

Detalle distribución y espejo entrada

Vista del pasillo en beige y redistribución de cuadrosUn gran acierto colocar el espejo, antes situado en horizontal, en posición vertical, mas coherente con el espacio, y que aporta mas luz y amplitud a la entrada.

Añadir puntos de luz, cambiar el tono frío por cálido en la iluminación y redistribuir los cuadros de forma mas racional, fueron detalles fundamentales a la hora de conseguir un espacio organizado, suave armonía y mayor luminosidad.

Muy satisfechos con el resultado general!!